Pin It

San Salvador, 18 jun (Prensa Latina) El Bitcoin es hoy un escollo para un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), pese a afirmaciones gubernamentales de que las diferencias estaban zanjadas.

La organizaciòn prestamista mantiene su posición de que las políticas del Gobierno salvadoreño alrededor del Bitcoin siguen siendo un freno por superar en las conversaciones que mantienen con la administración Bukele para la entrega de un préstamo de mil 300 millones de dòlares.

Según la oficina de prensa de esa entidad, “las discusiones en curso se centran en políticas para fortalecer las finanzas públicas, mejorar las reservas/colchones de liquidez e impulsar la productividad y la gobernanza económica… Abordar los riesgos que surgen del proyecto Bitcoin es un elemento clave de nuestras discusiones”.

El vicepresidente de El Salvador, Félix Ulloa, dijo que su país está muy cerca de cerrar un acuerdo con el FMI, sin embargo, la entidad niega se superar las diferencias.

“Superamos algunas observaciones que nos habían hecho, sobre todo con el tema del Bitcoin. Eso ya está superado”, aseguró Ulloa a RT News, durante una entrevista mientras asistía al XXVII Foro Económico de San Petersburgo, celebrado en Rusia.

Desde que se iniciaron las conversaciones para ese posible acuerdo el Fondo manifestó su preocupación por las implicaciones que puede tener que el Bitcoin sea moneda de curso legal en El Salvador.

Su alta volatilidad (cambia su valor en el tiempo con mucha velocidad) y a los riesgos que podría tener para el sistema de prevención contra el lavado de dinero y financiamiento del terrorismo, resultan las inquietudes de la entidad crediticia.

Mientras, un alivio pudiera llegar si Donald Trump, quien se perfila como el candidato republicano en las próximas elecciones presidenciales de Estados Unidos, vence a su rival Joe Biden, lo que abriría un frente de apoyo a favor de la minería para que todos los bitcoins restantes sean emitidos desde el país norteamericano.

“Queremos que todos los bitcoins se hagan en EE.UU. ¡Nos ayudará a ser dominantes energéticamente», escribió en su plataforma de redes sociales, Truth Social.